¿Cómo planificar tus finanzas si tu familia crece?

La llegada de un bebé al seno conyugal o familiar es un momento de gran felicidad. Los futuros padres esperan con ansias el nacimiento del bebé, sea que fuera el primero o ya tengan otros hijos. Pero ¿qué hay de los gastos nuevos que tendrás que hacer ahora que tu familia está creciendo?

Cuando te casas tu organización económica cambia, y vas ordenando tus nuevos gastos en función a estos cambios. No son los mismos gastos de soltero o de las salidas con tu novia. Ahora tienes que, junto a tu pareja, mantener un hogar.

Cuando menos lo esperas, tu esposa está esperando un bebé y te preguntas cómo debes ordenar tus finanzas para cubrir los nuevos gastos sin tener que angustiarte. Y es que, cuando te sientas a hacer la lista de lo que debes gastar en pañales, ropa, leche, consultas médicas y todos los accesorios del bebé, puedes quedar sorprendido.

Pero esto no siempre tiene que ser alarmante para ti, ya que existen varias formas con las que puedes organizar tu presupuesto y brindarle a tu familia lo que necesita. Por eso, te presentamos 5 consejos prácticos con lo que podrás amoldar tu presupuesto y estar preparado para la llegada de tu bebé.

1.     Ahorra de forma específica

Para muchos ahorrar es guardas aquel menudo en efectivo que sobra en el mes o las monedas que te dan en el cambio del bus. Pero no es así, y menos si tu planificación incluye la llegada de un bebé.

Ahorrar significa guardar una parte específica de tu sueldo en cuanto recibes tu quincena o mensualidad. De manera que puedes destinar un porcentaje fijo de tus ingresos a una cuenta de ahorros separada de la que usas normalmente, de lo contrario se te hará más difícil ahorrar. Al finalizar los 9 meses, tendrás un buen cochinito.

2.     Reutiliza accesorios grandes

Si tienes un familiar o amigo cercano que pasó hace poco la etapa de bebé de su hijo/a, puedes pedirle prestados la cuna o el coche. Es importante que los cuides muy bien y los devuelvas en perfecto estado ya que le podrán servir a otro miembro de la familia más adelante. De esta manera te ahorrar un gran gasto.

3.     La ropita del bebé

Una de las partes que más disfrutan las madres es comprar la ropita del bebé. Y claro que puedes hacer estos gastos y vestir a tu bebé con la ropita que más te guste, sobre todo cuando salga a pasear o reciba visitas. Pero la ropita de dormir o de tenerlo en casa también pudiera ser prestada o heredada. Recuerda que los bebés crecen a diario.

4.     Haz una “pañalada”

En lugar de hacer un Baby Shower, en el que tal vez recibas regalos poco prácticos como juguetes o un montón de mamilas, puedes hacer una “pañalada”. De esta manera los regalos serán paquetes de pañales, y eso es un gasto de todos los días.

5.     No compres juguetes caros

Los bebés se entretienen con juguetes sencillos, y es mejor si son instructivos. No le compres juguetes tan costosos, y que al final terminen entreteniéndose más con la caja vacía.

 

Enviar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *