Cuentas sin Comisiones

A quien no le gustan las cosas que llegan gratis? Si vamos a un Supermercado, y por ejemplo, una promotora nos ofrece una muestra gratis de, por ejemplo, mermelada de brócoli, estoy seguro que el 99% de la gente la toma y la prueba, a pesar de que a priori está segura que no le va a gustar. Hasta ese punto llega la exitacion por algo gratis.

Y esto lo podemos extender a cualquier sector de nuestra vida. Lo gratis atrapa, y en los lugares donde abundan los gastos y comisiones, encontrar algo gratis es fenomenal. Uno de estos sectores son los bancos, donde la cobranza por comisiones se encuentra altamente extendido, comisiones que si uno se pone a pensar, son gastos innecesarios y que suman mucho a lo largo del año. Sin embargo, es posible encontrar una cuenta sin comisiones en varios bancos, lo que significa un ahorro muy importante.

Con la llegada de Internet, y sobre todo con la masificacion de su uso en el sector financiero, llegaron muchos servicios financieros que se pueden contratar a través de la web. Las cuentas bancarias y las tarjetas de crédito son los productos más solicitados. En este sector, la competencia se hizo feroz, ya que el potencial cliente puede comparar con un simple click los servicios y costos de cada producto, realizando la contratación en el mismo momento en que toma la decisión, y con costos muy reducidos para la entidad bancaria.

Por esa razón, las cuentas sin comisiones comenzaron a aparecer en los distintos bancos, algunos de primera línea, otros bancos con operatoria exclusivamente online

Contratación de cuentas sin comisiones

El primer paso para tener tu cuenta en un banco sin comisiones, utilizando las ofertas por internet, es darte de alta, poniendo tu DNI y una contraseña, lo bastante segura (se aconsejan las contraseñas que tengan mayúscula/s, combinadas con números y letras en minúscula).

Después ponemos nuestros datos personales, nombre, apellidos, mail, el domicilio dónde vivimos y nuestros datos profesionales, en que lugar trabajamos, si somos autónomos, en definitiva, cualquier dato para justificar los ingresos que iremos depositando en la cuenta

Las cuentas bancarias online cuentan con un paso adicional a lo que nos solicitan la apertura de cuentas en sucursales bancarias. Debemos autentificar nuestra identidad, para lo cual nos piden un número de cuenta de otro banco del cual seamos titular. Algunos bancos, en caso de no tener otra cuenta bancaria, pueden solicitar otras formas de autenticación de identidad.

Una vez completados todos nuestros datos personales y laborales, debemos descargar los documentos del contrato y marcar que has leído y comprendes el contrato (lo que equivale a una firma digital de parte del cliente y la acerptación de sus términos) y te envían tu clave al numero de teléfono móvil para confirmar.

Algunos bancos pueden solicitar formas adicionales de identificación personal, como a los pocos días de la apertura de la cuenta pasar por el domicilio y verificar la identidad personalmente. Tambien se puede solicitar el envío de documentación por correo, obviamente, pago por la entidad financiera.

Que son las comisiones bancarias

Que son las comisiones? Las comisiones son las cantidades de dinero que los bancos te cobran como contraprestación a los servicios que prestan (por ejemplo, enviar una transferencia, cambiar divisas, administrar una cuenta, estudiar la viabilidad de un préstamo, concederte una tarjeta de crédito, etc.).

Según el Banco Central, organismo que regula a todos los bancos, las entidades pueden también repercutirte el coste de los gastos justificados que tengan que pagar a terceros para poder prestar el servicio que le has solicitado. Las comisiones pueden cobrarse juntas, como un solo cargo genérico (es el caso de las llamadas tarifas planas) o separadas, es decir, un cargo individualizado por cada servicio prestado.

Las tarifas o precios de las comisiones bancarias en la mayoría de los países son libres, pudiendo los bancos poner el importe o precio que estimen oportuno, salvo en aquellas operaciones bancarias en las que los importes estén limitados por norma, como sucede –por ejemplo- con la cancelación o amortización anticipada de un préstamo hipotecario o de un crédito al consumo.

Las comisiones bancarias y los gastos deben responder a servicios efectivamente prestados o gastos habidos. No pueden cobrarte por servicios que no hayas solicitado o aceptado. En todo caso, deberá informarte personalmente y por anticipado del importe que vas a pagar por ese servicio.

 

 

Enviar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *